Cocina al aire libre para mochileros: Carbonara – Recetas outdoor

cocina al aire libre - outdoor cooking carbonara bushcraft cocina outdoor

 

Cocina al aire libre, uno de los grandes placeres que he encontrado en los viajes.

La primera vez que probé una carbonara fue en un hotel de cinco estrellas. Uno de mis mejores amigos era dueño de dicho hotel, italiano de nacimiento y al mismo tiempo un devoto de las pastas. El mismo las cocinaba y me enseñó a prepararlas con la más elevada calidad.

Dicho esto, esta carbonara esta ligeramente distanciada de la original debido a la limitación de herramientas y recursos con los que se cuenta al aire libre. Aún así es un plato que rescata a cualquiera de una buena hambruna.

El delicioso sabor de una pasta carbonara bushcraft intensificada por la experiencia de comerla al aire libre solo puede ser descrito por un paladar. Por ello en esta oportunidad no solo quiero compartir contigo una experiencia sino también una receta: para que tengas la oportunidad de probarla y degustarla por tu cuenta.

Quizá la parte complicada cuando empieces a dedicarte a la cocina al aire libre es manejar el equipaje dedicado a cocinar. Debes tener preparado un pequeño set de especias contigo y planificar con tiempo las herramientas básicas pues no todos los platos requieren los mismos utensilios. En este caso use una sartén, una olla, una cuchara coladora, una pequeña cuchara de madera, cuchillo y una pequeña plataforma para picar.

Para esta receta simple necesitas lo siguiente:

  • 200gr de Spaghetti (para dos personas)
  • 2 huevos
  • 150 gr de tocino
  • 4 dientes de ajo
  • aceite de oliva, sal, pimienta y peperoncino u otro picante (opcional)

Para simplificarlo al aire libre no batí los huevos previamente ni tampoco use olivos y además freí todo junto en vez de agregar todo poco a poco. Todo esto con la intención de ajustarme a los pocos recipientes y utensilios. Te invito a ver el resultado en este video y a testear por tu cuenta qué tal sale.

 

 

Estas son algunas fotos del lugar donde preparé este platillo. En mi cuenta de Instagram hay más.

 

 

 

 

Si te gusta el resultado por favor no te olvides de compartirlo. Además te invito a suscribirte al canal si aún no lo has hecho:

suscribete al canal de Nelson Mochilero en Youtube

Gracias por llegar hasta aquí. Espero tus comentarios en el canal y otras redes.

¿Dónde esta la meta viajera? Contemplando y cocinando al aire libre.

cocinando al aire libre camping nelson mochilero

Se que no debería, pero a veces se me hace vicio el sabor de un pescado ahumado, unos chorizos a la leña o unas carnes bien asadas. Me he venido perdiendo poco a poco en la meta viajera… ¿existe tal cosa?

Digamos que cuando uno viaja y viaja tiene varias etapas (de las que seguro hablaré más adelante) pasando desde la energética pasión por descubrir el mundo hasta comprender que no todo el planeta es un pompón rosado con unicornios vomitando arco iris. Hay altibajos, aprendes a ser realista y reconoces que hay sitios mejores que otros.

Ya cuando uno ha recorrido unos cuantos kilómetros en la vida se ha ganado unos cuantos lugares a los que le tiene cariño y posiblemente no necesite ir demasiado lejos para llenarse de esas placenteras experiencias.

A unos viajeros les encanta sumergirse en las culturas, a otros conocer gente, a otros hacer caminatas duras. Hay viajeros que buscan olas para surfear por el mundo, viajeros que disfrutan del viento en la carretera mientras van en moto, viajeros de camper que viajar para conocer otros viajeros, adictos al autoestop, hay de todo.

Enfoques o etapas, llámalos como quieras. Pero pasando por decenas de esos episodios he encontrado más pedazos de mí mismo y he descubierto que lo que más me gusta es la contemplación. Para mí la cúspide de un buen viaje posiblemente consista en llegar a un lugar idílico que sobrepase mi imaginación para finalmente  estando allí me pueda dedicar  a contar estrellas…

 

a escuchar el agua…

 

a caminar entre animales y plantas…

 

o simplemente a respirar aire puro…

 

 

Mis fotos en instagram son solo ilustrativas, de distintos momentos, solo para dejar la idea clara ya que no estoy hablando de un lugar sino de una sensación.

Pero para no irme por las ramas, vuelvo a retomar lo delicioso que es disfrutar de comer al aire libre cuando llegas a la meta viajera. En serio, es algo que me encanta, aunque no sea un banquete. El simple hecho de llevar algo en la mochila para comer en un lugar luego de la búsqueda es como un premio. Así cual perro pavloviano me he amaestrado a que la recompensa tras ciertos viajes/caminatas/salidas se encuentre en la contemplación de algo hermoso mientras algo se cocina.

Una de las soluciones más rápidas y simples cuando no planeo hacer una fogata grande es esta cocinilla a gas. Es de esas campingas que se encienden con facilidad y lo solucionan todo. Con ella puedo hacer cosas simples como preparar una sopa, freir unos tocinos, beber un mate o café.  Te invito a ver este video para que veas exactamente a lo que me refiero.

 

 

En próximos videos prometo traer algunas recetas más complejas ideales para tus viajes y salidas al aire libre. Creo que si todo esto te gusta tanto como a mí la vamos a pasar muy bien. Yo haciendo videos y tu aprendiendo algunos trucos.

Gracias por mirar y no dejes de seguirme en el canal de viajes si te gustó:

suscribete al canal de Nelson Mochilero en Youtube

Aquí mis otras redes sociales:

La Caverna de Julio Verne: Pazinska Jama – Croacia

Pazinska Jama - Caverna de Julio Verne Pazin Istria Croacia - Nelson Mochilero

Julio Verne se inspiró en la Caverna de Pazín (Pazinzka Jama) para una de sus novelas: Matías Sandorf (1885). Haber atestiguado las maravillas al interior de esta colosal caverna me lo explica todo.

Este es un lugar conocido desde tiempos muy antiguos en Croacia por lo que no es indiferente a estar rodeado de historias y leyendas, de evidencias históricas y de castillos. Desde la parte superior se puede obtener una fascinante vista panorámica de todo el abismo de Pazín.

Llegué una mañana a Pazín desde donde partimos un muy pequeño y selecto grupo a descender a pie por el abismo. No podía creer que un rincón así este oculto cerca del Mediterráneo ya que se asemejaba mucho a la selva y podía sentirse una penetrante humedad cuando alcanzamos el río.

Caverna de Pazín - Pazinska Jama, Croacia - Nelson Mochilero

 

Descendiendo por ese abismo es que se encuentra la caverna, un lugar oscuro e inexplorado donde la vida se oculta junto con muchos otros interesantes secretos.

Sapo en la caverna de Pazin - Pazinska Jama, Croacia - Nelson Mochilero

 

Para llegar hasta allí no solo hay que pasar por rocas resbaladizas, ríos, y escalar piedras sino también pasar por dos largos zip lines (tirolesas o cables como también se les conoce).

 

 

La experiencia es increíble. Pero por si esto fuera poco, dentro de la caverna encontré una antigua reliquia. Para llegar hasta allí había que proseguir con las linternas. Encontrarlo no era fácil pero por alguna razón la intuición me dijo que lo que estaba iluminando no era una piedra normal.

Bajando por el Zip Line - Caverna de Pazín - Pazinska Jama - Nelson Mochilero en la Caverna de Julio Verne

El video que voy a mostrarte lo relata todo. Por favor míralo a pantalla completa y con buen audio para apreciar muchos detalles interesantes.

Al final de este artículo esta la transcripción (que no es necesario que leas si vas a ver el video).

 

Gracias por mirar y no dejes de seguirme en el canal de viajes si te gustó:

suscribete al canal de Nelson Mochilero en Youtube

Aquí otras redes sociales:

 

Transcripción del video:

Esta es la historia de cómo encontré una reliquia antigua dentro de una caverna con aguas subterráneas debajo de un castillo.

Dicho así de frente entendería si no me crees. Yo también tendría ese escepticismo.

…Por eso déjame que te cuente.

Julio Verne  autor de increíbles historias como 20 mil leguas de viaje submarino, o Viaje al centro de la Tierra dedicó una novela especial al lugar del cual te voy a hablar.

En 1885 publicó Mathias Sandorf, una novela que relata la historia de un noble que conspira contra la monarquía austrohúngara. Al ser atrapado, se le encierra en el Castillo de Pazín al borde de un gigantesco acantilado. Con suerte, logra descender por el abismo de Pazín para continuar su fuga a través de una gigantesca caverna subterránea. Mientras sus aventuras continúan por todo el mediterráneo es aquí donde nosotros nos quedamos, pues es esa misma caverna bajo el castillo donde me encuentro ahora.

Para llegar aquí debes dirigirte a Pazín en la península de Istria, Croacia.

El abismo es bien conocido y el pueblo no es muy grande. Allí en el acantilado verás el  majestuoso  castillo, muy en el borde. El escenario es realmente de fantasía.

La gigantesca y asombrosa caverna se puede ver desde las alturas como una gran boca abierta en la pared de piedra. El descenso se hace a pie sorteando riachuelos y piedras resbaladizas. Cuando la altura de las aguas lo permiten se puede hacer con facilidad.

Más adelante hay que agarrarse con algunas cuerdas y confiar en el equilibrio. Las piedras llenas de moho resbaladizo no ayudan y podrían causar algún accidente. Pero no es nada serio.

Llegar a la entrada de la cueva es muy fácil. A partir de aquí la dinámica cambia. Todo lo que era un manso riachuelo se junta con un torrente mayor y entra a la gran boca oscura de la caverna. Se escucha la fuerza de las cascadas y hay que tener mucho cuidado de no caer en alguno de esos agujeros profundos. Créeme no querrías tener un pie atrapado mientras corren cientos de litros de agua sobre ti.

Para ingresar al otro lado de la cueva hay que usar un zip line. Es en este punto debajo de cientos de metros y en la oscuridad de la caverna donde siento que estoy viviendo esa fantasía.

Ver como se cuelan algunos rayos de luz entre las aberturas del techo mientras mi peso de desliza sobre el agua me da señales de que debo despertar… pero caigo en la cuenta de que no estoy soñando.

… Y eso da miedo.

Miedo a lo desconocido, miedo a la oscuridad, miedo a caer entre las piedras, miedo a resbalar entre las rocas mojadas. Da lo mismo, porque la curiosidad que tengo por saber que hay más adentro me mata.

 

Unos metros más profundo, tratando de sortear las piedras y cascadas mi linterna ilumina algo curioso. No puedo creer que nadie se haya dado cuenta. En la orilla, lavada por el agua se encuentra una pieza labrada. Parece un pedazo de vasija, parece el borde de una campana. Empiezo a desenterrarla ansioso y llamo a los demás para examinarla.

En mi mente solo rebota: “no pasa nada, solo estas a cientos de metros en una profunda caverna bajo el castillo y has encontrado una reliquia antigua.” Claro, cosa de todos los días.

Imposible terminar de procesarlo.

Tomamos unas fotos de mi objeto ,ya que no tenía intención de llevármelo. Y todo lo que puedo decir es que quedo en buenas manos.

Pero la visita continuaba aún más profundo.

Estamos parados en una pequeña área, en donde solo hay un único camino oscuro a seguir, y una única forma de hacerlo: Otro zipline, más largo.

Luego de lo ya visto, no podía ser de otro modo… hay que seguir.

Subo al asiento y desplazándome velozmente deben ser unos 50 metros de cable suspendido sobre las aguas subterráneas. El olor a tierra húmeda y mojada es clara huella de estar cada vez más profundo.

Es el momento cúspide de la expedición. Estamos sobre una gran  playa oscura que tiene un bote amarrado. Es como un gigantesco salón de piedra. Las orillas mojadas dejan ver algunos habitantes de la oscuridad como grandes sapos verdes, rojos y amarillos.

En este lugar existen varios pequeños habitantes de las cavernas, seres adaptados a la baja luz como pececillos, gusanos y algo parecido a pequeños camarones de color blanco, debido a la poca exposición de sus cuerpos a la luz.

Luego de capturar estas memorias, probamos apagar las linternas por unos segundos. Si nunca has estado en un lugar como este, la sensación puede llegar a ser casi indescriptible. Es una oscuridad diez veces más intensa que cuando cierras los ojos. Es un silencio misterioso que despierta tus instintos primitivos de adaptación y supervivencia. La mente trabaja con información, pero ante la nulidad de ella solo quedan imágenes en un punto entre la imaginación y el instinto.

A partir de allí la ruta esta inexplorada ¿Qué misterios guardarán los sifones de la caverna? Se presume que llevan hacia otro lado y que la ruta continúa.

Los más veteranos y expertos me cuentan que está programada una expedición con trajes de buceo para cruzar esas entradas que absorben todo hacia el otro lado. La espeleología puede ser increíblemente fascinante pero también, peligrosa.

Toco emprender el camino de regreso, pasando nuevamente por todo lo antes relatado.

Y allí estaba yo, en medio de la gran caverna oscura, cruzando entre cuerdas, encontrando reliquias, descubriendo animales y reviviendo al máximo mí desgastada capacidad de asombro.

Si vas a Pazin te recomiendo encarecidamente esta experiencia. Y si lo haces, por favor no olvides regresar a comentarla. Los guías son muy profesionales y expertos. Te aseguro que no te arrepentirás.

Gracias por ver este video, yo soy Nelson mochilero y te invito a seguirme en otras redes sociales donde publico cosas que no están por aquí. No olvides además visitar mochileros.org para armar tus propios viajes y aventuras.